CARÁCTER

No hay dos bueyes iguales. Si un buey es noble, también lo será su carne. Si se muestra esquivo y desconfiado, también su carne resultará difícil. Es preciso conocer las necesidades de cada uno, procurarles comprensión y calma. El carácter de cada buey se imprime en su carne en forma de constelaciones que nos hablan de su biografía.